Saltar al contenido

Membrilla en las Artes Literarias del Campo de Montiel

por Pilar Atochero García

1.- MEMBRILLA EN EL CAMPO DE MONTIEL.

Para situar a Membrilla y al Campo de Montiel en el siglo XVII me voy a remitir a la descripción que Cosme de Médicis hace en su viaje por España en 1668 (Pedro Almarcha, realiza una semblanza de este aventurero italiano, en el nº 2, de la revista “Membrilla al día” de 2004).

Cosme de Médicis, Hijo del Gran Duque de Toscana, emprendió un viaje por Europa acompañado de una corte de letrados que narraron el recorrido en sus manuscritos. También les acompañó un famoso pintor, Pier Maria Baldi, quien dibujó en acuarela los paisajes de la ruta. De Membrilla conservamos el dibujo, cuyo original se encuentra en El Escorial.

 En su viaje nos describe la Mancha como una tierra seca. Desembarcó en el puerto de Barcelona, en el mes de septiembre, tras visitar varias ciudades, desde Toledo pasó a Andalucía por el camino real que atraviesa el Campo de Montiel. Desde Villarta, siguió adelante otras cinco leguas hasta Membrilla, pueblo de Rey, donde llegó dos horas después de la puesta del sol”. Nos narra su visita, el día 1 de diciembre: “Fuera de Manzar comienza inmediatamente el campo de Montiel al cual pertenece Membrilla, que todavía es del Rey. Calatrava es una llanura desierta y sin otro confín que el del horizonte. Membrilla tiene el origen de su nombre de la abundancia en verano, otras veces mucho más que ahora, de manzanas membrillos. Las vides son de poca frondosidad, produciendo pocos y claros carpones, por lo que el pueblo en general no es abundante en vinos. Sin embargo el poco que hacen es bueno (generoso) y en un año y medio está perfecto y dura al menos cuatro años”.

 Escuchó misa el día 2 en Santiago Iglesia Parroquial. “La Iglesia es grande y de arquitectura gótica. De aquí regreso a la posada para el almuerzo después de lo cual se partió a Villanueva de los Infantes a siete leguas de camino. El paisaje (el campo) visto en este día se extendía a una y otra parte por larguísimo trazado, hasta dar con algunas colinas dobles de monte. Está cultivado de viñas y de grano y de hermosos olivos como los nuestros. Dejamos a mano izquierda La Solana la mayor parte de tierra del Rey, situada en una colina y se pasó por una bellísima agua llamada Azuel… Hacia la mitad del camino se encuentra una faja de colinas silvestres las cuales para pastos no pueden ser más hermosas que las del pueblo de Sierra del Peral. Antes de entrar allí…. se ve en lo alto, a mano izquierda… otra tierra del Rey llamada Alhambra. A la entrada de la citada desembocadura… hay una villa rodeada de silvestres árboles frutales y una capilla llamada el Santo Cristo de Santa Elena…
(San Carlos del Valle se emancipó como Villa dependiente de Membrilla en el año 1800).

 2.- APUNTES HISTÓRICOS Y ARQUITECTURA RELIGIOSA Y CIVIL.

De forma muy resumida expondré unos apuntes históricos y referencias de la arquitectura religiosa y civil.

 Los primeros vestigios de los moradores de Membrilla se remontan a la Edad del Bronce, como manifiesta su cultura de las Motillas, cuyo principal exponente es la Motilla del Espino, poblado construido en un cruce de caminos en el lugar que hoy ocupa la ermita de la patrona. Fue la antigua Marmaria, entre Laminio y Salaria, colonia griega fundada por gentes de esta región del Peloponeso. A ello seguirían las civilizaciones romana y visigoda.

Los árabes construyeron el ya desaparecido Castillo del Tocón, probablemente en el siglo XI, el cual pasaría definitivamente a ser cristiano tras la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212, a la vez que puntal estratégico para la Orden Militar de Santiago, encargada de esta rica Encomienda, lindante con la de Calatrava. Ya entonces se adoraban las imágenes de Santiago y de la Virgen del Espino, que se guardaban en la capilla del castillo.

En el siglo XV Membrilla era una villa próspera y bien poblada que atrae el poder político y económico de la zona. Aunque las órdenes militares perdieron su poder en el siglo XVI el número de hidalgos y caballeros residentes en la villa era importante, sólo superado por Villanueva de los Infantes.

Este auge político, económico y demográfico originó el nacimiento de nuevas fórmulas arquitectónicas que servirían de modelo en el Campo de Montiel y cuyo principal exponente será la IGLESIA PARROQUIAL DE SANTIAGO EL MAYOR. El majestuoso edificio, de una sola nave y planta de cruz latina, pertenece al gótico flamígero. Tiene varias capillas laterales y un coro elevado sobre dos arcos carpaneles. A los pies, la torre cuadrangular de dos cuerpos y chapitel cubierto de pizarra. Las fachadas sur y Norte pertenecen al gótico flamígero, siendo la del Oeste de estilo barroco final.

En los años 90 se llevó a cabo una restauración del templo por la Escuela Taller “Santiago el Mayor”, consistente en solucionar los problemas de humedad y acondicionar la iglesia recuperando elementos ocultos por las sucesivas reformas y dotando de unidad la actuación, se ha abierto la Puerta Norte y se han dejado a la vista las hornacinas que han aparecido. Como resultado de la misma se ha dejado el templo en piedra descubierta, que le devuelve sobriedad y belleza a la austera construcción.

Otro edificio destacado es el CONVENTO E IGLESIA DE LAS CONCEPCIONISTAS FRANCISCANAS construido el siglo XVIII. De grandes proporciones, consta de tres plantas y en su fachada destacan arcos, muchos de ellos ciegos, del tercer piso y de la torre. Permanece cerrado desde el año 2000, año en el que la comunidad religiosa abandonó el convento. La Parroquia se hizo cargo del culto en la Iglesia del monasterio, celebrando la Eucaristía los domingos.

Lugar de referencia es la ERMITA DE LA VIRGEN DEL ESPINO, patrona de Membrilla, situado sobre la motilla ya citada, dentro del Parque del Espino. Sus orígenes se remontan al siglo XIII, a una capilla de la fortaleza del Tocón donde se veneraba a Santa María del Castillo. Es de una sola nave, a la que posteriormente se añadieron la vivienda del santero, el camarín de la Virgen y la capilla de Santiago. En los últimos años se han restaurado los corredores manchegos de la fachada y actualmente se está realizando un ambicioso proyecto en el cerro del Espino consistente en “Urbanización de motilla y rampa de acceso”.

No quiero terminar este apartado sin hacer referencia a un entorno natural emblemático para Membrilla y que data de la época a la que me estoy refiriendo. De los nueve molinos que jalonaban el río azuer a su paso por Membrilla destaca el MOLINO DEL REZUELO, anterior al siglo XV, que debe su nombre a la familia Ferrezuelo y así se llamaba en el s. XVII, en la actualidad es de propiedad municipal; mantiene toda su estructura y maquinaria original y ha sido restaurado por una Escuela Taller, este molino es uno de los más importantes del Azuer. Cuenta con tres piedras de moler y en su exterior pueden observarse los dos ladrones de piedra. Se ha rehabilitado el caz y sus dos puentes, uno de ellos de piedra labrada. Junto al molino se ubica el Aula de Naturaleza.

Y en este apartado de arquitectura civil también incluyo por su relevante interés, el ARCO DE CANUTO, ubicado en la antigua Cooperativa de San Miguel, fue rescatado de su destrucción por un particular que lo traslado a una parcela de su propiedad.

3.- LOS DESPOSORIOS DE NUESTRA SEÑORA DEL ESPINO

De destacado arraigo son nuestras fiestas patronales llamadas de los “Desposorios” en las que cada año se celebra la boda de Nuestra Señora del Espino, Patrona de Membrilla con San José.

La tradición sitúa la celebración de los Desposorios, desde los primeros momentos de la reconquista del castillo del Tocón por las tropas cristianas cuando el capitán Meléndez Arias, en junio de 1212, con sus soldados y todos los vecinos del pueblo consiguen ver liberado el Castillo del Tocón y a Membrilla de la opresión agarena, por tan señalado favor de la Santísima Virgen, ofreció a ésta solemnemente que la villa había de celebrar todos los años con la mayor pompa que pudiera la festividad de los Desposorios, como se acostumbraba ya por estas fechas y aún se sigue haciendo en su ciudad de Talavera de la Reina ( con las famosas Mondas).

Fiesta singular celebrada el penúltimo domingo del mes de agosto, en la que el templo parroquial repleto con los cumplidores portando la bandera y el bastón, que presiden el acto, los alabarderos y todos los fieles siguen atentamente la ceremonia religiosa de los Desposorios de la Virgen del Espino con San José. En cuanto al acompañamiento peculiar de estas fiestas destacar:

Los cumplidores, padrinos de los Desposorios y quienes asumen este cometido en la mayoría de los casos por una promesa, acompañan a la Virgen y a San José en todos los actos religiosos y desfiles procesionales que durante las fiestas se celebran y sufragan los gastos de los agasajos a los invitados a la celebración; otro grupo relevante en estos festejos es el de los alabarderos, guardia que escolta a la Virgen, portando al hombro la alabarda como símbolo de defensa. Peculiar es la puja que se celebra el lunes por la tarde en la plaza, subastando los objetos que los vecinos regalan a la Virgen.

4.- PERSONAJES ILUSTRES

Han sido muchos los personajes ilustres que sin ser naturales de Membrilla, nos han visitado a los largo de los siglos, aunque limitándonos a la época de referencia citaré: Isabel “La Católica”, por tres veces, en 1477, 1481 y 1485, Juana la Loca, Carlos III, Felipe IV, Quevedo, Lope de Vega, Santa Teresa de Jesús, Cosme de Médicis y San Juan Bautista de la Concepción, que perteneció al Convento de Trinitarios Calzados y del que destacan sus predicaciones en Membrilla.

Y puesto que Membrilla está encuadrada en el proyecto en las artes literarias del Campo de Montiel he dejado para el final dos apartados que le han dado fama a Membrilla en este campo.

5.- EL VINO DE MEMBRILLA EN LAS TABERNAS Y EN LAS LETRAS

En el primero destaco la importancia que en el s. XVI tenían los vinos de Membrilla en la capital y a los que también se refiere Lope en su obra, así como otros autores coetáneos. (Pedro Almarcha me pasó los apuntes por el recopilados del libro “Estructuras agrarias y sociedad rural en La Mancha (s. XVI- XVIII)” de Jerónimo López Salazar y de las obras literarias que citaré, de los que extracto lo s.s:

En el año 1559 al trasladar Felipe II la corte a Madrid y ser nombrada capital, va a activar la economía del sur de España ya que absorberá el excedente agrícola y manufacturero de la Mancha. Los vinos manchegos se vendían en Madrid bajo la denominación de “vinos de Ciudad Real” a cuya generalización sólo escaparon los vinos de Membrilla y los de La Solana. Nuestros vinateros llegaban a Madrid con sus carros cargados con las cubas u odres, en Membrilla tenían fama estos últimos, e instalaban sus puestos en los lugares que las autoridades designaban para ello. Membrilla tenía licencia real para vender el vino de dicha forma, es decir, por menudo. A sus tenderetes acudían los taberneros y posaderos que adquirían allí el vino. Tal era la fama de que gozaba el vino de Membrilla, y no solo en Madrid, que se lo disputaban y salían a las afueras de la Corte para asegurarse la existencia de estos preciados caldos en sus tabernas y posadas. El concejo de Membrilla dirigió pronto su mirada impositiva hacia la vinicultura, así tenía aforadores nombrados por el propio concejo anualmente para la cosecha de cada año, en ocasiones el concejo arrendaba el estanque de vino. Además de exportar vino a Madrid lo hacían a otras localidades donde había demanda.

Alonso Gerónimo Salas Barbadillo, narrador, dramaturgo y poeta madrileño, amigo de Cervantes, en su novela picaresca “La hija de la Celestina o la ingeniosa Elena” escribía en 1612.

Musas del cuartel de Baco,
que, desgreñadas, cantáis
canciones a la Membrilla
por el buen fruto que da.

Miguel de Cervantes fue uno de los insignes degustadores de la calidad de nuestros vinos dejando impreso su gloria en las Novelas Ejemplares, concretamente en “El licenciado Vidriera”:

Pasados a Italia Tomás Rodaja (licenciado vidriera) y el capitán don Diego de Valdivia y llegados a Génova junto con un hospedero pusiéronse a hacer mención de los vinos que conocían y aquellos que les presentaban entre los que mencionan: …. A Esquivias, a Alanís, a Cazalla, Guadalcanal y la Membrilla… Finalmente, más vinos nombró el huésped, y más les dio, que pudo tener en sus bodegas el mismo Baco.”

Lope de Vega, en su obra “El galán de La Membrilla” ensalza sobremanera los vinos de Membrilla y alude a sus vinateros y bodegas. De las alusiones que hace entresaco las siguientes:

“… diciéndole que a comprar
viene un hombre a Manzanares
el vino de su bodega
y le escribe por saber
si se le puede vender,
porque tragina y trasiega
cuanto hay aquí en Membrilla
para la corte……

“El rico vino
que tienen la Membrilla y Manzanares
En el mundo, he pensado
que no hay un sueño tan dulce y descansado”.

Por ello concluyo, que entre Cervantes y Lope, principalmente este último, dieron a los vinos de Membrilla fama nacional e internacional, si no la tenía ya.

6.- MEMBRILLA EN LAS ARTES LITERARIAS DEL CAMPO DE MONTIEL.

Y como con el buen vino he dejado para el final la exposición de la obra literaria con la que más se ha dado a conocer a este pueblo, en el campo de las letras, “El Galán de La Membrilla”, de Lope de Vega, basándome en el examen literario en torno a su composición y representación que Diego Marín y Evelyn Rugg realizan en la introducción de la edición del facsímil, obra publicada en el Anejo VIII del Boletín de la RAE en 1962. El manuscrito autógrafo de la obra fechado y firmado por Lope al fin de la comedia en Madrid, 20 de abril de 1615, se encuentra en un volumen de comedias manuscritas de dicho autor que posee el Museo Británico, en perfecto estado de conservación.

De la obra existen siete ediciones; tres del siglo XVII, una copia manuscrita del XVIII en la Biblioteca Palatina de Parma, una del XIX y la del XX, además de una refundición (1896).

La acción se desarrolla hacia 1423, después de las conquistas de Córdoba y otras ciudades árabes por Fernando III el Santo, en las que ha participado el protagonista don Félix de Trillo, hidalgo pobre de Membrilla.

En el análisis literario que aparece en la introducción de la obra se destaca que pese a sus buenas cualidades, “El Galán de la Membrilla” ha recibido escasa atención de críticos e historiadores literarios, como tantas otras comedias del Fénix que no se destacan por algún rasgo singular. Únicamente Menéndez Pelayo, con su habitual perspicacia, hubo de señalar su “intrínseca belleza”, considerándola de las buenas comedias de su autor en el género realista. Lo esencial de su elogioso comentario: Acción interesante y sencilla, sin recursos novelescos ni melodramáticos; personajes de mediana condición, más próximos a lo vulgar que a lo heroico; afectos muy humanos sin mezcla de sutilezas caballerescas. En El Galán de la Membrilla todo es manchego; la tierra seca e inamena; los hombres recios, avalentonados, algo sentenciosos, positivos y nada soñadores. De las bodegas, principal riqueza del país, se trata en cada momento… Los principales tipos del lugar se reducen a tres, admirablemente dibujados. Tello es la personificación del labrador viejo y prudente, sin pensamientos superiores a su condición… D. Félix de Trillo, el soldado galán, el hidalgo arruinado, pero de nobles pensamientos, heroico aventurero y fino enamorado; Ramiro… ricachón necio, grosero y vicioso…”

Esta obra pertenece al tipo de comedias en las que Lope ha dramatizado un cantar tradicional, el cual le sirve de motivo inspirador para crear una fábula dramática de su entera invención. No se sabe de donde pudo hallar Lope este cantar manchego. Cabe que lo oyese en alguno de sus viajes a través de La Mancha, camino de Sevilla, en cuya ruta quedaba Manzanares. Tales viajes, motivados por sus amores con Micaela de Luján, tuvieron lugar entre 1600 y 1604, cuando ella vivía en la capital andaluza. Pero es igualmente verosímil que el cantar inspirador lo encontrase quizás en boca de los trajinantes de Membrilla que tenían asignados puestos fijos en varias plazas madrileñas para la venta de su afamado vino. Es un estribillo de sabor legendario y aire de seguidilla manchega:

Que de Manzanares era la niña y el galán que la lleva de la Membrilla.

Contaba Lope cincuenta y dos años cuando compuso El galán en su hogar madrileño de la calle de Francos, viudo desde hacía dos años y rodeado de sus tres hijos. Era un año después de la crisis espiritual que le llevó a hacerse sacerdote.

En cuanto a la representación de la obra en aquella época los autores señalan que no es gran cosa lo que conocen del estreno de El galán ni de los actores que representaron la comedia, sobre quienes nada dicen el manuscrito ni las Partes. Según la censura de Tomás Gracián Dantisco, la representación tendría lugar después del 18 de mayo de 1615, fecha de dicha censura. Se sabe únicamente que fue representada por Sánchez, que debe ser el actor y autor Hernán Sánchez de Vargas, uno de los dos empresarios encargados de representar los autos del Corpus en Madrid.

Ente las actuaciones que el Ayuntamiento de Membrilla ha llevado a cabo en relación a esta obra:

– Reedición del facsímil, publicado por la RAE en 1962, única edición que

sigue fielmente el manuscrito del autor. Para lo cual hubo de obtenerse autorización de los descendientes de los editores Diego Marín y Evelyn Rugg residentes en Estados Unidos y Canadá.

– Organización de Jornadas Culturales “Membrilla, la del Galán de Lope”, en las que entre otros actos se realizó recital poético de fragmentos de obras del autor.

– Con motivo de esas Jornadas se encargó a la compañía de Albacete “Teatro Cachivaches”, apoyados en profesionales de prestigio nacional, la representación de la obra. Se estrenó en Membrilla el 16 de abril de 2010, continuándose con representaciones en distintas ciudades y pueblos de esta Comunidad Autónoma. Siendo representada en el Corral de Comedias de Almagro dentro del Festival de Teatro, en el año 2011. La obra se había representado en Membrilla en el año 1971 por un grupo de aficionados.

***

Agradecer la oportunidad que Francisco Parra me brindó para participar en este ambicioso proyecto de “El Paisaje cultural Campo de Montiel-Origen de El Quijote: un Bien a proteger”, he de manifestar que cuando el pasado año Clemente, me llamó para invitarme a formar parte de la Comisión en representación de la población civil de Membrilla pensé que lo que me contaba era una utopía, pero tras conocer el detallado estudio elaborado, así como los recursos de los distintos pueblos que constituyen el histórico Campo de Montiel, mi conclusión es que debemos continuar en esta gran aventura de quijotes del siglo XXI.

También agradecer a Vicente Alumbreros y a Alfonso Villalta su participación en este proyecto y a Pedro Almarcha, Investigador de nuestra historia, su buena disposición para facilitarme la información que le he solicitado y por último al Ayuntamiento de Membrilla por la receptividad que ha tenido con el mismo. Gracias Federico por la inclusión de Membrilla en esta IV Jornada de Puesta en común de Conocimientos, Análisis de recursos y necesidades del Campo de Montiel Histórico.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: